Skip Navigation Link

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Mejoramos el entendimiento, la detección y el manejo de la enfermedad de los riñones.

Preparación para el tratamiento de la falla de los riñones

Conforme su enfermedad de los riñones avance, es posible que su proveedor de atención médica le mencione que debe prepararse para una falla de los riñones. Analizar las opciones de tratamiento con su proveedor, con tiempo, lo ayudará a ser parte activa de su atención. El tratamiento le dejará sentirse mejor y vivir más tiempo. Cuanto más sepa sobre los diferentes tipos de tratamiento, mejor preparado estará para tomar una decisión. También es importante que se dé tiempo para acostumbrarse a los grandes cambios que tendrán lugar en su vida.

Sepa qué medidas puede tomar por adelantado para tener más éxito con la diálisis o el trasplante de riñón.

Preparación para la hemodiálisis: Acceso vascular

Si la mejor opción para su tratamiento es la hemodiálisis, un paso importante antes de empezar el tratamiento es crear un acceso vascular. “Acceso vascular” es el término referido a la vía por la cual se extrae y se devuelve la sangre al organismo a la alta velocidad que exige la diálisis. El objetivo es obtener un abundante flujo de sangre durante el tratamiento de diálisis para poder pasar a través del dializador (riñón artificial) la mayor cantidad de sangre. Sus venas no son lo suficientemente grandes como para ser usadas en la diálisis. El mejor tipo de acceso vascular a largo plazo para hemodiálisis es la fístula arteriovenosa (AV). La fístula AV es creada por un cirujano mediante la comunicación de una arteria con una vena, por lo general del brazo. El aumento del flujo de sangre que pasa a través de la fístula AV hace que la vena se ensanche y se fortalezca; esto permite colocar fácilmente las agujas que se usan para diálisis en los vasos sanguíneos. Se considera que la fístula AV es la mejor opción porque:

Si no se puede crear una fístula AV, los otros dos tipos de acceso vascular son la prótesis AV y el catéter venoso. La prótesis AV implica la comunicación de una arteria con una vena a través de un tubo sintético. Este tipo de acceso puede utilizarse inmediatamente después de su inserción. Sin embargo, con la prótesis AV hay más probabilidades de que surjan problemas de infección y coagulación que con la fístula, y la formación repetida de coágulos sanguíneos puede bloquear el flujo de sangre a través de la prótesis.

El acceso vascular debe crearse varias semanas o meses antes de comenzar con las diálisis. Obtenga más información sobre acceso vascular y fístulas.

Ilustración que muestra una prótesis arteriovenosa en un brazo.

Preparación para la diálisis peritoneal: Colocación del catéter

Si la mejor opción de tratamiento para usted es la diálisis peritoneal, le colocarán un catéter blando en el abdomen. Un catéter es un tubo que se usa para pasar la solución para diálisis a través del abdomen.

Habitualmente, la colocación del catéter implica un procedimiento simple. Su doctor le hará un pequeño corte, por lo general debajo y hacia el costado del ombligo, para pasar el catéter por esa hendidura hasta la cavidad peritoneal.

El paciente puede comenzar a dializarse apenas se coloca el catéter pero lo más probable es que no lo haga hasta después de 2 a 3 semanas.

Preparación para el trasplante de riñón

Su proveedor de atención médica le dirá si el trasplante de riñón es una opción terapéutica para usted. No todas las personas pueden someterse a un trasplante. Su proveedor podría decirle que tiene una enfermedad que hace que el trasplante sea peligroso o tenga pocas probabilidades de éxito. Si el trasplante de los riñones es posible en su caso, usted puede comenzar el proceso de inmediato.

Obtenga más información sobre trasplantes de riñón.

Última actualización de la página: 28 de marzo de 2012