Skip Navigation Link

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Mejoramos el entendimiento, la detección y el manejo de la enfermedad de los riñones.

Colaborar con sus proveedores
de atención médica

Para tratar la enfermedad de los riñones deberá colaborar con diferentes tipos de proveedores de atención médica. No deje de hablar con sus proveedores sobre la atención y cualquier problema que pueda surgir. Incluso puede optar por hacer una lista de preguntas que puede llevar con usted a la próxima visita médica.

Recuerde: Usted es la persona más importante de su equipo de atención médica. Es esencial que cumpla un papel activo en el manejo de su enfermedad de los riñones aprendiendo sobre su salud, preparándose para las consultas médicas y haciendo preguntas cuando lo necesite.

A continuación, encontrará una descripción de los distintos tipos de proveedores de atención médica y la función que cada uno desempeña en su tratamiento.

Proveedor de atención primaria (médico, enfermero, auxiliar médico): el proveedor de atención primaria es la persona a quien recurrirá para las consultas de rutina e incluso para el manejo de enfermedades crónicas, como la diabetes y la presión arterial alta (hipertensión). El proveedor de atención primaria probablemente sea quien lo atienda por su enfermedad de los riñones, en especial durante las primeras etapas del proceso. Este profesional será quien examine la función de los riñones, le prescriba las medicinas que necesite y continúe monitoreando y tratando sus enfermedades. Su proveedor de atención primaria puede mandarlo a otros especialistas.

Nefrólogo: El nefrólogo es un médico especializado en el cuidado del riñón. Si presenta un cuadro complicado de la enfermedad de los riñones, si la enfermedad avanza con rapidez o se encuentra en una etapa avanzada, es posible que lo manden a un nefrólogo. Puede ser atendido conjuntamente por el proveedor de atención primaria y el nefrólogo. Si sus riñones dejan de funcionar, deberá colaborar de forma estrecha con el nefrólogo para el tratamiento.

Nutricionista acreditado: Un nutricionista es un experto en alimentos y nutrición que enseña a las personas a hacer cambios en la dieta. El nutricionista lo ayudará a hacer un plan de alimentación en función del estado de sus riñones. Los centros de diálisis suelen tener “nutricionistas especializados en enfermedad de los riñones” específicamente capacitados para trabajar con personas con falla de los riñones.

Enfermero: El enfermero puede ayudarlo con su tratamiento y probablemente le enseñe cómo controlar y tratar la enfermedad de los riñones y cómo valerse por sí mismo para el cuidado de una o más de sus enfermedades. Algunos enfermeros se especializan en la enfermedad de los riñones y tienen capacitación y experiencia sobre esta enfermedad.

Educador de la diabetes: Un educador de la diabetes es un experto que ayuda a los pacientes con diabetes a adquirir los conocimientos y las habilidades de autocontrol necesarios para cuidar de sí mismo y de su diabetes y otros problemas derivados de esta enfermedad. Su educador de la diabetes también puede ser un nutricionista, un enfermero, un farmacéutico o un médico.

Farmacéutico: El farmacéutico está capacitado para preparar y distribuir fármacos y para asesorar a los pacientes sobre las medicinas. Los farmacéuticos son los encargados de comprobar posibles interacciones farmacológicas o efectos secundarios de las medicinas recetadas que toman las personas con enfermedad de los riñones. También pueden colaborar en el seguimiento de los efectos de las medicinas que el paciente toma.

Trabajador social especializado en la enfermedad de los riñones: Este trabajador social puede trabajar en un programa de manejo de enfermedades de los riñones o en un centro de diálisis. Su función es ayudar a los pacientes (y a sus familias) a sobrellevar los cambios de vida que conlleva tener enfermedad de los riñones y falla de los riñones. Este profesional también puede ayudar a los pacientes con falla de los riñones a pedir asistencia financiera para cubrir los costos del tratamiento.

Última actualización de la página: 28 de marzo de 2012